Turismo naútico en Brasil

Con sus miles de kilómetros de costa oceánica y ríos navegables, buen clima y condiciones marítimas favorables, Brasil es un país llamado a desarrollar el turismo náutico.

Por mucho tiempo, trabas legales lo dificultaron, pero la situación cambió hace unos años, cuando se adaptó la legislación prolongando el tiempo permitido de permanencia de un barco en aguas nacionales para los visitantes extranjeros, y hoy el número de embarcaciones turísticas que llega a sus puertos aumenta año tras año.
Los itinerarios sugeridos para la navegación recreativa incluyen la Bahía de Todos los Santos, Morro de São Paulo, Fortaleza, João Pessoa, Fernando de Noronha, Recife, Río de Janeiro, Natal, Ilhabela y Ubatuba, entre otros.



La Bahía de Todos los Santos ofrece inmejorables condiciones: numerosos atracaderos, aguas templadas, sol y buenos vientos todo el año. En este itinerario, el punto de partida es Salvador, capital del estado, con su valioso centro histórico y muchas otras atracciones.

Navegando en dirección sur, continúa en Porto Seguro, importante polo turístico, y culmina con dos lugares de interés ecológico: el Parque Nacional Marino de Abrolhos, buen lugar de buceo, y el Parque Nacional de la Chapada Diamantina, plena de cavernas y cascadas.

Navegando por la zona de mejores playas de brasilUn segundo itinerario nos lleva a recorrer lo mejor del norte y noreste brasileño. El punto de partida es João Pessoa, capital de Paraíba, hermosa ciudad con numerosas playas urbanas y muy bien preparada para la atención al turista.

Navegando a lo largo de la costa hacia el sur se llega a Olinda, con su interesante centro histórico y sus tradiciones culturales; y luego a Maceió, capital de Alagoas, que cuenta con muy buenas playas urbanas y, no lejos de allí, las famosas playas de Gunga y del Francés.

Este itinerario termina en el complejo turístico de Xingó, en la zona agreste (Ato Sertão) del estado de Sergipe, con sus paisajes de extraordinaria belleza; es imperdible un paseo en barco por entre los paredones de piedra del cañón del río São Francisco.
Una tercera ruta arranca en Fernando de Noronha, en el estado de Pernambuco, visitando sus playas idílicas y otros lugares de interés, como los sitios arqueológicos de la Sierra de la Capivara, en Piauí.

Continúa el recorrido hasta llegar a San Luis, con sus caserones coloniales que le valieron a la ciudad ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Próxima etapa, los Lençóis Maranhenses, que quedan bastante cerca y vale la pena conocerlos, con sus extensas dunas de arena blanca interrumpidas aquí y allá por lagos de tonalidades azules y verdes.

El itinerario continúa en Belém do Pará, con sus tradiciones y costumbres de raíz indígena; y termina en Manaus, capital del estado de Amazonas, donde es insoslayable el paseo en barco hasta el lugar donde se unen las aguas del río Negro y el Solimões.
Hay muchas otras posibilidades; cualquiera sea el itinerario que elijas, siempre hallarás hermosos paisajes, lugares de ensueño, comida sabrosa y gente amable y servicial.