Turismo en Guamaré.

El municipio de Guamaré está situado en el litoral noreste del estado de Rio Grande do Norte, a poco más de 170 kilómetros de Natal, capital del estado.

En los últimos años tuvo un notable desarrollo turístico, gracias a la imponderable belleza de sus playas, dunas, acantilados, manglares y mareas, que fomenta el turismo ecológico, náutico y deportivo.

Pero no es lo único. Guamaré es uno de los principales municipios productores de petróleo, lo que determinó que se creara en su territorio el Polo Industrial de Petrobras. Así Guamaré ganó en crecimiento económico y a la vez impulsó el turismo de negocios, con la construcción de locales adecuados para celebrar eventos como ferias, congresos, seminarios y conferencias. Por eso las alternativas turísticas son tan variadas que se podría decir que satisfacen las más diversas necesidades y gustos.

La flora y la fauna natural ha sido preservada en Guamaré con todo cuidado, y los amantes del ecoturismo disfrutarán de actividades como observación de delfines, caminatas, paseos en barco y en buggy entre manglares y dunas, y mucho más.

En las playas estarán a sus anchas los aficionados a los deportes acuáticos, como surf, buceo y pesca deportiva. Para el turismo náutico Guamaré ofrece sus ríos tranquilos donde realizar agradables paseos en lancha en medio de bellísimos paisajes. En una palabra, de todo y para todos.

Las manifestaciones culturales tradicionales se conservan en las actividades artesanales, de muy buena calidad, como las labores de bordado y encaje, y particularmente la construcción de redes y aparejos de pesca. Sin dudas, el viajero que visita Guamaré encontrará muy bonitos objetos de artesanía para llevar como recuerdo cuando regrese a su hogar.

La música y las danzas folklóricas están siendo recuperadas por los jóvenes, después de haber sido casi olvidadas durante años y hoy vuelven a brillar a través de las “escolas”. Los adultos mayores recuerdan con nostalgia los bailes en casas de familia, donde bailaban todos, jóvenes, chicos y viejos, acompañados con acordeón, bombo y pandereta, e iluminados con candeleros o lámparas a kerosene y más tarde a gas, ya que la electricidad sólo llegó a Guamaré en la década del 60.

En la actualidad, la celebración de las fiestas religiosas da lugar a momentos de emoción y alegría, y las hay durante todo el año en diferentes distritos del municipio.

Una fiesta importante en Guamaré, por ser un puerto marítimo, es la de Nuestra Señora de los Navegantes, patrona de los pescadores; se celebra el último fin de semana de agosto y culmina con una procesión náutica por los ríos Aratuá y Miassaba.

El 8 de diciembre es la gran fiesta de la patrona de Guamaré, Nuestra Señora de la Concepción, y los festejos duran una semana. Y casi todos los meses hay alguna fiesta en algún pueblo.

Guamaré es una ciudad alegre y movida pero tranquila, amable y cordial con el visitante, donde sin duda pasaremos unos días muy agradables.