Turismo en el estado de Rondonia.

El estado de Rondônia, situado en la región norte de Brasil, limita al norte con el estado de Amazonas, al este con Mato Grosso, al sur con la república de Bolivia, y al oeste con el estado de Acre; esta particular ubicación lo convierte en el eslabón que une la Amazonia con el Centro-Oeste brasileño.

Y no es sólo una cuestión de posición geográfica, sino que comparte la exuberancia de la selva amazónica y el potencial económico del Centro-Oeste; producto de esta feliz convergencia, Rondônia se transformó durante los últimos años en un polo de atracción turística tanto por sus bellezas naturales como por su patrimonio cultural e histórico.


El río Madeira es el que conecta al estado de Rondônia con las dos principales ciudades de la Región Norte: Manaus y Belem. Este río, de 1.700 kms. de extensión, es el mayor afluente de la margen derecha del río Amazonas, y también bordea Porto Velho, la capital de Rondônia. Se organizan excursiones para navegar por el río Madeira atravesando la selva amazónica, lo que permite observar árboles centenarios, aves exóticas y tramos de rápidos. Por el río Madeira se llega también al Lago do Cuniã, a 120 kms. de la capital, una reserva biológica con vivero natural de peces de agua dulce.

El estado de Rondônia ofrece diversas variantes para el turismo; hay oportunidades excelentes para quien gusta de la aventura, como hacer trekking por la floresta amazónica o el pantanal de Rondônia, o practicar buceo y rappel en un lugar paradisíaco que fue escenario de series televisivas; quien se interesa en las manifestaciones culturales, quedará deslumbrado ante su patrimonio histórico; y sus bosques, ríos, lagos, pantanos y cascadas harán las delicias de los aficionados al ecoturismo que podrán apreciar la riqueza de la fauna y flora de la región.


Hay una visita muy especial que seguramente interesará a todo turista curioso, y es la del ferrocarril Madeira-Mamoré, destinado a circular en plena Selva Amazónica; se empezó a construir en 1907 y se terminó en 1912. Las obras se paralizaron en varias ocasiones, y lo hicieron definitivamente en 1972; a partir de entonces, sólo funciona un tramo de 7 kms.

utilizados para el turismo, donde se encuentran las ruinas de lo que fue Madeira-Mamoré y sus estaciones. El trayecto corre paralelo a las curvas del río Madeira y es un paseo selva adentro, a través de espacios cubiertos por ejemplares de árboles centenarios de la Selva Amazónica.

En las márgenes de los ríos Guaporé, Mamoré, Madeira y parte del río Machado se encuentran situadas la mayoría de las tierras y reservas indígenas. La capital del estado es Porto Velho, con una población de más de 370.000 habitantes.