Qué lugares visitar en Florianópolis

Florianópolis, la ciudad capital del estado de Santa Catarina, región Sur de Brasil, es una ciudad bien conocida y visitada por sus hermosas playas, pero también es bueno saber que guarda un rico acervo histórico.

En tiempos de la colonia, esta bella isla fue objeto de constantes intentos de apropiación por parte de corsarios belgas y holandeses y de los navegantes españoles, por lo cual la corona portuguesa hizo construir una serie de fuertes y fortalezas que hoy son uno de sus atractivos turísticos.

En efecto la mayoría de las fortalezas han sido restauradas y se encuentran protegidas por la designación de Patrimonio Histórico.

La Plaza XV de Noviembre es el centro neurálgico de la ciudad, y se lo toma como punto de referencia. Frente a esta plaza se alza la Catedral Metropolitana, de larga historia, actualmente en obras de remodelación con el objeto de realzar sus valores arquitectónicos.

A continuación de la Catedral se sitúa el Palacio de Gobierno, construido en el siglo XVII, hoy denominado Palacio Cruz e Souza en homenaje a uno de los mayores poetas brasileños.

Otro de los edificios interesantes de la zona céntrica es la Casa da Alfândega; la antigua Alfándega, o Aduana, se incendió hacia 1865, y diez años más tarde se construyó en su lugar el edificio actual, de estilo típicamente neoclásico, donde hoy funciona la Asociación Catarinense de Artistas Plásticos (ACAP) y tiendas artesanales y una exposición permanente de las obras de artistas y artesanos del lugar. Como complemento, cuenta con un bar que sirve bebidas típicas.

El Mercado Público Municipal es un paseo de marcada belleza paisajística; es el sitio donde se concentra el movimiento comercial más importante de la ciudad, y a la vez, tiene valor histórico porque es el lugar donde nacieron los dos primeros partidos políticos de Santa Catarina. 

Su construcción data de 1898; actualmente cuenta con unos 140 puestos, y se calcula que diez mil personas lo visitan diariamente. Por sus características, se ha convertido en el punto de encuentro tradicional tanto para los habitantes de la ciudad como para los turistas. Vale la pena recorrerlo y quizás hasta hacer algunas buenas compras.

El Puente Hercilio Luz conecta la isla de Santa Catarina con la parte continental de Florianópolis; se lo considera el puente colgante más grande de Brasil y uno de los mayores del mundo, es una de las tarjetas postales de la ciudad. 

Lleva el nombre del presidente de Brasil que promovió su construcción, realizada entre 1922 y 1926, con el objeto de facilitar la comunicación entre las dos orillas, eliminando los inconvenientes del transporte en balsa, y también para consolidar a Florianópolis como capital del estado.

El puente tiene una longitud de más de 800 metros, y su estructura de acero pesa unas 5.000 toneladas. Durante cierto tiempo estuvo cerrado, y se reabrió en 1997, al cumplirse 71 años de su inauguración. Luego pasó a ser Patrimonio histórico y artístico de la ciudad.