Parque Nacional de los Aparados da Serra.

cañón del Itaimbezinho

El Parque Nacional de los Aparados da Serra es un parque natural situado al sur de Brasil, en la región fronteriza del estado de Rio Grande do Sul con el extremo sur del estado de Santa Catarina, en el borde de la Serra Geral; la ciudad más cercana al parque es Cambará do Sul, a unos 190 Km. de distancia de la capital Porto Alegre.

Es una zona ideal para el turismo de naturaleza y de aventura, con numerosos atractivos naturales: impresionantes cañones, deslumbrantes cascadas, piscinas naturales, trillas y senderos que invitan a divertidas caminatas.

Sin duda, la mayor atracción del lugar se concentra en el cañón del Itaimbezinho, el más famoso del parque y uno de los principales de Brasil; son formaciones rocosas de muchos millones de años, que parecerían haber sido minuciosamente “recortadas” (“aparadas”); sus paredes tienen una altura que llega a los 720 metros y están cubiertas de vegetación baja.

El nombre del cañón proviene de una lengua indígena, el tupí-guaraní, donde Ita significa piedra, y Aí’be significa fuerte.

Cascada das Andorinhas

Cascada das Andorinhas

Dentro del parque existen tres sendas principales; dos de ellas son bastante fáciles de recorrer, aunque de todos modos conviene contratar a un guía local. Éstas son: la trilla del Vértice y la del Cotovelo. Desde la Trilla del Vértice se divisa la hermosa Cascada das Andorinhas, un gran caudal de agua que corre por el Rio Perdiz y cae de una altura de 700 metros en dirección al fondo del cañón, pero antes de alcanzarlo se convierte en niebla; también se divisa otra cascada no menos bella, es la llamada cascada Velo de Novia. La trilla parte desde el Centro de Visitantes, su recorrido dura aproximadamente una hora, y se extiende por los bordes del cañón a lo largo de 1,4 kilómetros.

Cascada Velo de Novia

Cascada Velo de Novia

La senda del Cotovelo, por otra parte, es un mirador con una vista espectacular de los paredones del Cañón Itaimbezinho. La caminata es fácil, dura más o menos dos horas y media y recorre algo más de 6 kilómetros. El tercer sendero es la Trilla del Rio do Boi, y transcurre por dentro del abismo; es indicada sólo para los más aventureros. Se camina entre los paredones de 700 metros formados por el cañón Itaimbezinho, siguiendo el lecho del Rio do Boi. Son 8 kilómetros, entre ida y vuelta, que se recorren en 7 horas.

Los conocedores aconsejan hacer estas caminatas de mañana, y llevar solamente lo esencial para no cargar peso inútil. También se aconseja en todos los casos utilizar el acompañamiento de guías locales.

Cerca del Parque Nacional se encuentran otros lugares de interés: algunos con comodidades para camping, varias cascadas de singular belleza, como la Cachoeira dos Venâncios, islas y piscinas naturales. Dentro del Parque no se permite acampar.