Mucuripe, el encanto de las playas de Fortaleza.

La playa de Mucuripe se sitúa a continuación de la playa de Meireles, hacia el sur, y sus límites se confunden.

Mucuripe es más angosta que Meireles, pero igualmente atractiva para los paseantes, que concurren a dar una caminata, a correr, o sólo a mirar. Como en otras playas de Fortaleza, en Mucuripe no es recomendable bañarse.

mucuripe

A lo largo de la playa, especialmente en las cercanías del mercado de pescado, se pueden ver las jangadas que han dado fama a Fortaleza, la jangada es una especie de balsa utilizada para pescar, típica del noreste de Brasil.

La Oficina de Turismo ha colocado en toda la ciudad unas cuantas jangadas para que los turistas les saquen fotos, pero en Mucuripe se las ve en su situación real; muchos pescadores dependen de las jangadas para su subsistencia, y en las horas apropiadas podrás verlos en la laboriosa tarea manual de llevar las jangadas al mar y traerlas de vuelta a la playa.

El arte de pescar en jangada se ha transmitido de padres a hijos a través de varias generaciones. Actualmente se está perdiendo, porque con el auge del turismo y el mejoramiento general de las condiciones sociales, cada vez más jóvenes abandonan el oficio paterno. La pesca en jangada es un trabajo duro y mal pagado, la mayoría de las jangadas son muy viejas (aunque las velas pueden ser nuevas, patrocinadas por alguna empresa), y la mayoría de los pescadores son pobres.

Pero para los turistas, Mucuripe es también punto de partida de paseos en bote, y hay algunos kioscos donde se venden los pasajes a menor precio que el que se paga en los hoteles.

En el extremo sur de Mucuripe está el mercado de pescado, y más al sur, el puerto. En el mercado se consigue el pescado más barato y más fresco de Fortaleza, ya que lo venden directamente los pescadores. No es casualidad que los mejores restaurantes de la zona estén especializados en comidas a base de pescado y frutos de mar se ubiquen en los alrededores del mercado. A lo largo de la avenida principal y de su paralela Avenida Aboliçao, se alinean modernos y lujosos hoteles.

El faro es una atracción más en Mucuripe; es de estilo barroco y se construyó en homenaje a la princesa Isabel. En 1957 quedó inutilizado, hasta que en 1982 se lo rehabilitó y pasó a albergar el Museo de los Jangaderos. En la actualidad, funciona en él el Museo del Faro, y fue declarado Patrimonio Histórico Nacional.

Un lugar tan tradicional como Mucuripe merecía sin duda que alguien le dedicara un poema y una canción. La canción se llama sencillamente “Mucuripe”; la letra pertenece a Fagner, y en traducción libre dice más o menos así:

“Las velas de Mucuripe van a salir a pescar

voy a llevar mis penas a lo profundo del mar

a enamorar esta noche sin miedo a las añoranzas

………………

vida, viento, vela, llévame de aquí.”