Lugares a visitar alrededor de Sao Paulo.

La gran metrópoli que es São Paulo, con sus modernos rascacielos y su febril actividad, se halla rodeada por muchos puntos de atracción turística; ciudades coloniales, playas, parques frondosos, se encuentran a no más de hora u hora y media de viaje desde el centro de la ciudad, y vale la pena dedicar algo de tiempo a conocerlos.

La Fazenda Capoava está a 90 kilómetros de São Paulo, en un valle rodeado por un paisaje estupendo, entre la selva y las rocas graníticas. Fundada por bandeirantes en el siglo XVIII, fue en su época lugar de plantaciones de azúcar y de café, y hoy es un establecimiento turístico con todas las comodidades.

En el edificio principal funciona el hotel con su restaurante y dependencias. Las atracciones son variadas: senderos para andar a pie o a caballo, clases de equitación, visita a la isla de los monos, y mucho más.

Un sitio interesante, que para muchos puede ser una curiosidad, es el templo Zu Lai, un monasterio budista perteneciente a una orden internacional con asiento principal en Taiwan. Es un lugar de serenidad y silencio, en contacto con la vida natural, propenso a la meditación y la paz espiritual, como también al placer de probar las delicias de la cocina oriental.

A treinta minutos del centro de São Paulo está la ciudad hoy llamada. Fue fundada por los jesuitas en el siglo XVII y aún conserva edificios de la época colonial. Es una ciudad muy bonita, con calles empedradas, profusión de tiendas de artesanías y una población amable y cordial.

Su nombre original era Embu, y hacia mediados del siglo XX sus artistas comenzaron a ganar fama y premios y a ser reconocidos internacionalmente. El movimiento artístico se intensificó con la celebración del Primer Salón de las Artes en 1964; luego vinieron los hippies y dieron origen a la Feria de Arte y Artesanías que hasta hoy se realiza todos los fines de semana.

Tan compenetrado estaba el pueblo de su identidad artística, que, en septiembre de 2011, se dictó la ley que le impone oficialmente el nombre de Embu das Artes.

Lugares de interés hay muchos: el complejo Nuestra Señora del Rosario, formado por la iglesia y la antigua residencia de los jesuitas, construcción que data de comienzos del siglo XVIII; la capilla de San Lázaro, construida en 1920 para albergar una imagen de Lázaro de Betania hecha en madera por un escultor famoso; el Museo de Arte Sacro, bello edificio de estilo barroco paulista, con una interesante colección de imágenes talladas en madera, muchas de ellas producidas por los indígenas bajo la dirección de los jesuitas; el Centro Cultural Mestre Assis do Embu y el Museo del Indio. En el centro de la ciudad, numerosos locales ofrecen toda clase de muebles, antigüedades y tentadores productos artesanales.