La ciudad de Porto Alegre

La ciudad de Porto Alegre es la capital de Rio Grande do Sul, el estado más meridional del Brasil, situado en la frontera con Uruguay y Argentina; está ubicada en la frontera este del Estado, sobre una península junto a la desembocadura del río Guaiba en la laguna de los Patos, que es la mayor laguna de agua dulce del mundo.

Su población se aproxima al millón y medio de habitantes.

Los naturales y residentes de Rio Grande do Sul son llamados “gauchos” y provienen de una conjunción de diversas etnias, al mezclarse los nativos con los colonizadores de todas partes del mundo. 

De esa fecunda mezcla surgió una cultura rica y distintiva, que se manifiesta en costumbres, muchas de las cuales comparten con sus vecinos argentinos y uruguayos, como la de tomar “chimarrâo” (cimarrón, mate), las “churrascarias” (churrasquerías, lugar donde se come carne asada), cultivo de tradiciones gauchas, expresiones y ropas típicas, y bailes tradicionales como la “chimarrita” (chamarrita en algunas regiones de Argentina).

Porto Alegre luce con orgullo varias distinciones; es nombrada como la capital del Mercosur, como la ciudad más arbolada de Brasil, como la poseedora de la mayor zona rural entre las capitales brasileñas. Tiene un lugar destacado en la vida política, económica, deportiva y cultural del país. Cuenta con dos grandes universidades de alto nivel; es sede de importantes empresas industriales, comerciales y de servicios, incluido un polo petroquímico.

La ciudad de Porto Alegre es renombrada además por sus excelentes servicios médicos, por su aseo y buena organización, variada gastronomía, cuidado del medio ambiente y del patrimonio histórico; factores éstos que se conjugan para que sea elegida con preferencia para el desarrollo de eventos científicos y culturales y de negocios, con el consiguiente flujo turístico que esos acontecimientos promueven.

El biólogo francés August Saint-Hilare, que pasó por Porto Alegre en el año 1820, dejó espléndidas descripciones de la ciudad que hasta el día de hoy siguen siendo válidas, como la de la plaza matriz, desde donde se divisan magníficas vistas al oeste, norte y sur, y que es el centro donde se localizan las sedes de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, como también de la iglesia católica.

Porto Alegre, fundada en 1777 por un grupo de portugueses procedentes de las islas Azores, se ubica lejos del océano, por lo cual durante años quedó relegada, pero a partir de la llegada de colonos alemanes y la construcción de los primeros ferrocarriles en el siglo XIX, tuvo un gran impulso y creció a ritmo acelerado. 

Hoy, paradójicamente, su situación geográfica resulta estratégica para las relaciones con el Mercosur, y contribuye al extraordinario desarrollo que ostenta en las últimas décadas.