El Conjunto de Pampulha, atracción de Belo Horizonte.

La ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, ha sabido armonizar la modernidad con la preservación de sus valores tradicionales, y se caracteriza además por sus museos y espacios culturales que reúnen atracciones para todo público.

Uno de los más importantes es el Conjunto Arquitectónico de Pampulha, considerado patrimonio histórico, que se despliega en torno a la laguna de Pampulha; comprende la Iglesia de São Francisco de Assis, el Museo de Arte de Pampulha y la Casa de Baile, que fueron las primeras obras diseñadas por el genial arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Además está el Iate Clube, la Casa de Juscelino Kubitschek, la sede de la Fundação Zoo-Botânica, el monumento a Iemanjá y los estadios Mineirão y Mineirinho.

La Iglesia de San Francisco de Asís es la verdadera tarjeta postal de la ciudad; se halla ornamentada por los admirables paneles de azulejos que representan la Vía Sacra, hechos por Cándido Portinari.

Museo de Arte Pampulha

Museo de Arte Pampulha

El Museo de Arte está instalado en un edificio que fue el primero en ser construido, y donde originariamente funcionaba un casino; posee importantes colecciones de obras de diversas tendencias artísticas, destacándose el arte contemporáneo brasileño.

La Casa de Baile es un espacio para exposiciones que inicialmente fue restaurante y salón de fiestas. Todo el conjunto está rodeado por los bellos jardines creados por Burle Marx, decorados por esculturas de Ceschiatti, Zamoyski y José Pedrosa. Desde la reforma de 1996, sus instalaciones cuentan con biblioteca, tienda de souvenirs, café y salas de multimedios.

Casa de Baile Pampulha

Casa de Baile Pampulha

También merecen ser visitados el Instituto Inhotim, el Museo de Ciencias Naturales, y el Palacio de las Artes. El Instituto Inhotim se encuentra en el municipio de Brumadinho, a unos 60 kilómetros de Belo Horizonte, y guarda una de las principales colecciones de arte contemporáneo del país. Posee obras de más de cien artistas, reuniendo pintura, escultura, grabado, fotografía y video. Las obras están expuestas en galerías, pabellones e incluso al aire libre, en medio de los bellos jardines proyectados por Burle Marx.

Otros lugares interesante e ilustrativos son el Museo de Artes y Oficios, un espacio cultural que funciona en una antigua estación de ferrocarril; cuenta con más de dos mil piezas usadas como instrumentos de trabajo en diversas profesiones entre los siglos XVIII y XX; la muestra refleja los modos de producción anteriores a la época del desarrollo industrial, y es motivo de reflexión acerca del valor del trabajo personal y el significado de poseer un oficio. Y el Palacio de las Artes presenta en sus escenarios a grupos artísticos de renombre, como Corpo (danza), Galpão (teatro) y Giramundo (teatro de títeres), con espectáculos siempre atractivos.

Especialmente recomendados para quienes viajan con niños, dos encantadores paseos: el Museo de Historia Natural y el Jardín Botánico. El museo reúne réplicas de fósiles, colecciones de mineralogía y reproducciones de pinturas rupestres; el Jardín Botánico cuenta con diversas especies de animales y plantas, además de senderos para caminatas guiadas.