Ecoturismo en Amazonas

La cuenca amazónica es un lugar privilegiado: concentra las reservas de agua más abundantes del planeta, y posee una de las mayores diversidades del mundo en términos de plantas, animales, cursos de ríos y minerales.

Es una región muy cuidada por gobiernos y organizaciones de defensa del medio ambiente, para preservar este ecosistema fundamental para la vida del planeta. A continuación, una pequeña guía de los lugares que no debes dejar de visitar:

Parque ecológico del Lago Janauari: A sólo una hora en barco desde Manaos, se encuentra este magnífico parque, formado por tierras bajas y selva húmeda, que alberga numerosas especies vegetales silvestres, entre ellas la bellísima victoria regia, planta acuática liliácea que despliega sus hojas redondas de hasta un metro ochenta de diámetro y sus vistosas flores, primero blancas, luego color malva hasta llegar al rojo oscuro, ¡que duran sólo tres días!

Desde Manaos se organizan excursiones de un día, con almuerzo en un restaurante regional típico, y la visita a otro lugar de imponente atractivo, el “Encuentro de las Aguas”, que es la confluencia del río Negro con el Amazonas; otra opción, que agradará a los más aventureros, es pasar unos días recorriendo el parque para observar y admirar los numerosos animales y pájaros que tienen en él su hogar.

Estación Ecológica de Anavilhanas: Anavilhanas, en el río Negro, es el archipiélago fluvial más grande del mundo, formado por 400 islas y cientos de lagos, ríos, igapós e igarapés con una gran riqueza biológica. Durante las crecidas del río Negro, entre noviembre y abril, la mitad de las islas quedan sumergidas y los animales se refugian en las partes altas; cuando bajan las aguas, se forman verdaderas redes de playas y canales. Próximo a Anavilhanas se encuentra el Parque Nacional de Jaú, que es la mayor reserva forestal de América del Sur, también a orillas del río Negro.

Parque Nacional Pico de Neblina: Este Parque Nacional tiene como núcleo el monte llamado Pico de Neblina, de más de 3.000 metros de altura, apodado “el techo de Brasil”; se halla en pleno corazón de la selva amazónica virgen, y se lo considera el punto culminante de la Amazonia.

El Pico de Neblina se llama así debido a la nubosidad y las constantes lluvias que lo mantienen siempre húmedo, como si no existiera una temporada seca. Se halla en el límite con Venezuela, por lo que es una zona compartida y ambos países han declarado a la zona parque nacional; del lado brasileño se llama Parque Nacional Pico de Neblina, y del lado venezolano, Parque Nacional Serranía La Neblina.

Las montañas tienen características singulares, donde contrasta la gran profundidad de los valles con las elevaciones en forma de picos puntiagudos.