Brasilia, Capital de Brasil

Brasilia, hoy Capital de Brasil, es una ciudad bastante nueva, planificada y levantada en una zona casi despoblada en el centro de país.

Cuenta la historia que San Juan Bosco profetizó el surgimiento de una ciudad “entre los paralelos 15 y 20, en torno a un lago que se formará”, que habría de ser la Tierra Prometida. 

Muchos creyentes asocian esta profecía con la fundación de Brasilia y con la gran afluencia de gentes que llegaron a esta ciudad en busca de un futuro mejor.

Puede que esto sea sólo una leyenda; lo cierto es que Brasilia es una de las pocas ciudades en el mundo que no nace a partir de un núcleo pequeño, sino que fue construida directamente como capital de Brasil en la zona central del país, en un territorio despoblado, escaso de agua, casi un desierto, logrando una transformación asombrosa, que por su valor arquitectónico y artístico ha merecido ser declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Brasilia es sede del gobierno y residencia oficial del presidente de la Nación. En sus magníficos edificios funcionan las principales dependencias de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, como el Palacio de Planalto, el Congreso Nacional y el Palacio de Justicia, reunidos en la Plaza de los Tres Poderes y la Explanada de los Ministerios. Parques y jardines de gran belleza se desarrollan en torno a los edificios, y se abren en las plazas y avenidas.

Aparte de los numerosos museos, cines, teatros, comercios y restaurantes, hay en la ciudad paseos realmente imperdibles, por ejemplo:

El Complejo Cultural de la República, centro cultural formado por la Biblioteca Nacional de Brasilia y el Museo Nacional de la República; está situado a lo largo del Eje Monumental.

El lago Paranoá, un gran lago artificial creado para proveer a la zona de mayor cantidad de agua; es frecuentado por los aficionados a los deportes náuticos.

– La Catedral de Brasilia, obra del arquitecto Niemeyer.

El puente de Juscelino Kubitschek, que cruza el lago Paranoá; tiene una vereda peatonal también transitada por ciclistas y patinadores.

Pero también tiene la particularidad de albergar un espacio para cada religión o creencia espiritual, incluyendo las esotéricas. Se puede realizar un tour por estos templos que incluye uno de los más llamativos, como el Templo da Boa Vontade que tiene forma de pirámide

En las proximidades y alrededores de la ciudad hay muchos sitios de interés turístico, como el Parque Nacional Chapada dos Veadeiros, las cascadas de Itiquira, el parque Novas de Caldas o el Vale do Amanhecer en la localidad de Planaltina ubicado a poco más de 40 kilómetros de la ciudad.

Brasilia es un excelente destino turístico, tanto para un viaje de negocios o de placer como para unas vacaciones ideales.