Belo Horizonte, la primera ciudad con planificación en Brasil

Belo Horizonte, en la región nordeste, capital del Estado de Minas Gerais, fue fundada en el año 1897; actualmente es la tercera ciudad más grande de Brasil, con más de 2,5 millones de habitantes. Metrópolis moderna, ha sabido sin embargo conjugar su desarrollo con la preservación de su patrimonio natural y cultural.

Hasta la creación de Belo Horizonte, la capital de Minas Gerais era la ciudad de Ouro Preto; fue la primera experiencia en Brasil de una ciudad planificada, y todavía en la actualidad el núcleo central mantiene el diseño original.

Famosa por su vida nocturna y su impresionante actividad cultural nos invita a conocer sus espacios históricos y artísticos sin olvidar su excelente gastronomía y por supuesto el pulmón de la ciudad, el Parque Municipal, una gran área verde ideal para caminatas.

Es que el contacto con la naturaleza nunca se pierde en Belo Horizonte; otro magnífico parque es das Mangabeiras, con más de 2 millones de m2 en la zona urbana, y si prefieren las afueras de la ciudad, podrán realizar paseos a caballo en la Serra do Curral.

Un lugar para visitar es el Complejo Pampulha, construido a mediados del siglo pasado con diseños del arquitecto Oscar Niemeyer; los jardines fueron diseñados por Burle Marx. 

Aquí se encuentra la Iglesia de São Francisco de Assis, que alberga pinturas en azulejos y una representación de la Vía Sacra realizados por el más importante de los pintores conceptuales brasileños, Cándido Portinari. El perfil ondulado de la iglesia se ha transformado en el símbolo de Belo Horizonte.

Visitemos también el Museo de Arte, otra obra de Niemeyer. Posee una laguna artificial rodeada por la Casa do Baile, el Zoológico, el estadio Mineirão y el Iate Club.

Los que quieran captar a fondo el espíritu de la ciudad y su gente deben visitarla un domingo por la mañana; en la Avenida Afonso Pena se organiza la Feria de Arte y Artesanías, que reúne más de tres mil artistas y artesanos de la región, y donde podrán conocer y quizás comprar, la bella y diversificada artesanía de la región.

Es muy fácil llegar a Belo Horizonte, que se encuentra a sólo 860 Km. de Brasilia; uno de sus aeropuertos, el de Pampulha, se encuentra en el área urbana, y el Aeropuerto Internacional Tancredo Neves está a 40 Km. del centro. Ambos reciben vuelos directos de todo el país y también llegan aquí autobuses de todas las regiones.

No dejemos la ciudad sin disfrutar la bebida mineira por excelencia, la cachaça, un aguardiente de la caña fabricado artesanalmente que se exporta a todo el mundo.