Atracciones de Rio de Janeiro

Sin dudas Río de Janeiro es una de las ciudades más elegidas por turistas de todo el mundo, en especial para disfrutar el verano por sus playas y su exuberante vegetación, además de la historia y las manifestaciones culturales de los cariocas que todos los años nos regalan la celebración de carnaval más famosa del mundo.

Río de Janeiro fue capital de Brasil hasta el año 1960, es cosmopolita, vibrante y llena de emociones ideal para disfrutar en familia, con amigos o en pareja.

Hay tanto para hacer en Río que lo mejor es chequear entre las actividades especiales para el verano y las que podemos hacer durante todo el año.

 

El Carnaval de Río

Si llegamos durante los meses de enero, febrero y marzo no habrá ninguna otra actividad tan cautivante como participar de la celebración del carnaval y todas las ofertas gastronómicas, artísticas y populares que tienen relación con la fiesta. 

Para conocer las comparsas y disfrutar del desfile hay que conseguir entradas para el Sambódromo, lo mejor será reservarlas con la mayor anticipación posible ya que se agotan rápidamente, al igual que el hospedaje, especialmente en las zonas cercanas.

Las Playas de Rio de Janeiro

El verano se extiende desde noviembre a mediados de marzo, las playas más populares como Ipanema, que también es uno de los barrios más lujosos de la ciudad, es donde encontraremos variedad de lugares para hospedarnos, comer y divertirnos tanto durante el día como por la noche.

Otra de las playas más hermosas de Río es Copacabana, especial para llegar durante diciembre porque es donde tradicionalmente se realiza la celebración de año nuevo con grandes espectáculos para toda la familia. Esta es una hermosa playa circular en la que encontraremos excelentes comodidades.

Pero no son las únicas playas de Río, Lebon, Recreio, Grumarí y otras muchas playas forman la costa de esta ciudad donde el cielo y el agua tienen casi siempre el mismo color.


Visitas en la ciudad

El Cerro Pan de Azúcar es otro clásico de Río de Janeiro; al igual que el Cristo Redentor, la postal más famosa de la ciudad; el Parque Nacional de la Tijuca; el Estadio Maracanã o los Arcos da Lapa, que es un acueducto construido en 1750.

De las visitas obligadas para hacer en Río de Janeiro el Jardín Botánico es parte del patrimonio histórico del país y es uno de los más importantes del mundo, en su interior descubriremos plantas insectívoras y un yacimiento arqueológico.

No muy lejos de este lugar está la Lagoa Rodrigo de Freitas, especialmente decorada durante las navidades, es un espacio ideal para visitar en familia o con amigos ya que cuenta con infraestructura variada tanto para divertirse de día como de noche.

Para conocer la cultura y la historia de Río de Janeiro los museos como el Museo Nacional de Bellas Artes, el de Arte Moderno, o el Museo Nacional son maravillosos. Y para descubrir el costado espiritual de esta ciudad tan relajada y divertida una visita a los espacios religiosos como la Catedral Metropolitana, el Monasterio de Sao Bento, o la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria son impactantes. 

Tampoco puede faltar un paseo por la Biblioteca Nacional o por los palacios históricos que quedaron en el país desde que era un imperio y Río su capital.